Inicié la práctica del Yoga hace unos 14 años atrás. Trabajaba como técnica deportiva en mi centro de actividades subacuáticas. Las similitudes sensoriales entre el yoga y una inmersión a 40 metros de profundidad  -donde reina la consciencia absoluta, al ritmo de una respiración lenta, profunda y serena- son palpables. La pasión por la enseñanza y la necesidad de crecer personalmente y superar etapas, son las razones que me llevaron a formarme como profesora de Yoga. Practiqué Hatha y Kundalini, para encontrarme con mayor serenidad en el Ashtanga Vinyasa Yoga.

Estudié en Mysore de la mano de Sri Rameshji, discípulo de Sri B.N.S Iyengar, el maestro en vida más antiguo de Ashtanga Vinyasa Yoga, del cual recibí algunas clases este año. Los dos forman parte de la sucesión de alumnos primero de Sri T. Krishnamacharya y luego de Sri Pattabhi Jois. Siento profunda gratitud por sus enseñanzas.

Voy anualmente a la ciudad de Mysore, cuna del ashtanga yoga, para practicar profundamente y seguir formándome en ashtanga yoga, pranayama, japa mantra...

 

Me formé también como terapeuta de Masaje Thailandés Tradicional, nivel advanced, con el Maestro Rahul Barthi, en el Hands Healing Center de Pondicherry, en India. Completé la enseñanza con reflexología podal gracias a Fleur Sounier en el Centro Sita en India también. La ultima formación que realicé fue en Thai estilo Norte, en España. Sigo aprendiendo cada día de esta bella terapia ancestral.

 

Como pimeros estudios académicos, estudié Educadora Deportiva en la Universidad D.D. de Paris VII, me especialicé en master scuba diver y formadora en primeros auxilios, socorrismo en mar y navegante.

Más tarde, en otros campos, que mantienen a mi parecer un nexo de unión con la filosofía yóguica, tuve la oportunidad de estudiar un master en cooperación internacional, un postgrado como agente de género e igualdad y Cultura de Paz, mediación y comunicación no violenta. Actualmente inicio los estudios como terapeuta Gestalt.

 

He trabajado en estos ámbitos por algunos paises en los cuales he residido y en el tercer sector de Barcelona; tuve mis propias empresas y centro de actividades subacuáticas. Hace unos años, di un giro de página y aquí estoy disfrutando de mi pasión de la enseñanza, saludando al sol cada mañana, agradeciéndole su energía... la vida.

 

Soy mitad canadiense y mitad catalana. He vivido años en Asia: Indonesia, China, India, y en otros países... Ahora estoy en Cataluña desde hace ya un tiempo.

 

Mis clases y talleres son accesibles y útiles para todos los niveles y las personas de todas las edades. Respeto con especial cuidado el potencial individual, sugiriendo modificaciones y el uso de soportes en el caso del yoga, porque cada uno y una de nosotras somos diferentes, y nos sentimos diferentes según los días.

El propósito diario que me ayuda

Trabajar el nivel de consciencia para vivir con mayor disfrute del momento presente.

Obtener así la libertad. Libertad de elegir, de ser.

 

Un pez coleteando por medio mundo http://www.mujeresviajeras.com/?p=3309